Saltar al contenido

Analizamos las amoladoras rectas neumáticas

Son herramientas que sirven para realizar una amplia gama de trabajos relacionados con bricolaje, construcción e incluso con procesos industriales, livianos y pesados.

Este instrumento puede venir en dos modelos distintos: angular y recta. Hoy te hablaremos de este último tipo de amoladoras, para que conozcas sus características principales y secundarias, y sepas todo lo que puedes hacer con una de estas.

¿Qué es una amoladora recta neumática?

La amoladora es una herramienta muy versátil que te ayudará a cumplir distintos tipos de tareas. Esto es posible gracias a que cuenta con un torno giratorio que se complementa con distintos tipos de cabezales, siendo los más comunes las fresas abrasivas y los discos.

Las fresas para amoladoras están hechas con diferentes clases de materiales y, además, pueden tener distintos tamaños, sobre los cuales volveremos más adelante, cuando llegue el momento de hablar de las posibles funciones con las que puede cumplir una amoladora recta.

Este tipo de amoladoras se caracterizan por ser muy compactas , de tamaño mediano o incluso pequeño. El peso de una amoladora recta puede variar entre los 400 y un poco más de 1 kilo para los modelos más grandes.

Como cuentan con un cable de corriente, estas amoladoras nunca se quedan sin batería.

Hay que aclarar que al ser un instrumento neumático, las altas velocidades que la amoladora recta puede llegar a alcanzar no tienen que ver directamente con la fuerza inyectada por el motor eléctrico, sino por la presión de aire que acumula y distribuye dentro del aparato.

Por otra parte, todas las amoladoras rectas cuentan con un compresor de aire interno, que es el que succiona el aire que la máquina necesita para funcionar. El compresor de aire es una pieza indispensable para el funcionamiento del sistema neumático.

La herramienta posee además un mango recto, alineado con el cabezal, de longitud estándar, utilizado para guiar la acción abrasiva del instrumento.

¿Para qué sirve una amoladora recta neumática?

amoladora recta neumatica

Las amoladoras rectas pueden cumplir con distintas funciones, las mismas dependerán del tipo de cabezal que se le coloque a la herramienta.

  • Fresas abrasivas: pequeños instrumentos ovalados, hechos con un material denso (como esmeril reforzado) y una cubierta abrasiva, que permite afilar piezas de madera, metal e incluso roca natural.
  • Fresa de lijado: ayudan a disminuir o remover del todo imperfecciones o partes sobrantes en piezas de madera, metal, cerámica, entre otros.
  • Fresa diamantada: similar a la fresa de lijado, este cabezal permite remover partes sobrantes en materiales de alta resistencia, como los que se pueden encontrar en las construcciones.
  • Fresa de lija ultra-resistente: aporte una mayor precisión en el lijado, se puede usar para tratar y picar porcelanato.
  • Cepillo bronceador o tipo escobilla: este cabezal cuenta con unas finas cerdas de metal que ayudan a remover el óxido acumulado en piezas de metal, hasta dejar la superficie tratada lisa del todo.
  • Fresa de remoción y pulido: sirve para eliminar las capas de pintura de pared, ladrillo, madera, cerámica y otros materiales más. También se usa para pulir.
  • Almohadilla de lustrado: este cabezal viene con un forro-cubierta blando, que ayuda a retirar impurezas de materiales delicados como vidrio, cerámica, maderas blandas, etc. Como se ve, esta herramienta sirve tanto para realizar labores caseras de bricolaje, como para trabajar carpintería, e incluso procesar materias primas en pequeños talleres de ensamblaje.

Beneficios de una amoladora recta neumática

amoladoras rectas

A todas luces, el carácter multifuncional de esta herramienta es su principal beneficio y atractivo, pero existen otros motivos por lo que deberías pensar en adquirir una amoladora recta neumática. Te los mostramos aquí:

  • Como la energía de esta herramienta viene en buena medida del aire comprimido, un elemento estable, trabajar con una amoladora resulta más seguro que hacerlo con otro tipo de herramientas eléctricas que realizan funciones similares.
  • Gracias a su diseño ergonómico y a su poco peso, las amoladoras rectas se pueden transportar de un lugar a otro muy fácilmente. Igualmente, los discos complementarios que estas herramientas usan tienen un diámetro que rondan los 110 y 125 mm, un tamaño bastante compacto.
  • Pueden alcanzar velocidades de hasta 25000 revoluciones por minuto (rpm), sin requerir de grandes consumos de energía, lo que implica un nivel de eficiencia realmente alto para trabajos manuales.
  • A diferencia de la amoladora angular, la recta, gracias a su diseño lineal, puede alcanzar esquinas y rincones estrechos. Esto significa también la posibilidad de trabajar con piezas pequeñas y con acabados.
  • Algunos modelos vienen con protector anti-residuos, para evitar que particulares de madera, metal o vidrio se dirijan a las manos o al rostro del operador.

¿Cual es la mejor opción de compra por Amazon España?

Entonces, si lo que necesitabas era cortar, limar, alisar, lustrar, lijar, afilar o pulir alguna pieza pero no encontrabas la herramienta perfecta, ya conoces la alternativa más adecuada: la amoladora recta neumática.

Su gran ventaja subyace en que al combinar los diferentes discos y fresas disponibles con las velocidades variables del instrumento se obtiene una herramienta sumamente versátil. Pero a pesar de todas estas funcionalidades, su uso más común y privilegiado sigue siendo tan simple como el de un torno: realizar cortes, aunque algo más sutiles.

Por suerte, este tipo de instrumento no suele ser demasiado costoso, sobre todo en comparación con las demás clases de amoladoras. Sin embargo, su bajo precio no implica dejar librada al azar la elección del producto. Siempre conviene invertir en una herramienta de buena calidad y que vaya a ser práctica a los fines del trabajo a realizar.

Por eso, para trabajos domésticos, nuestra recomendación es la amoladora Silverline 598446, disponible en Amazon España.

Entre las virtudes de este modelo de amoladora recta podemos encontrar:

  • Incluye una llave hexagonal y una llave inglesa, que son las que permiten ajustar y desajustar el cabezal para poder instalarle el disco de corte más útil según el material a trabajar.
  • Posee un protector con bloqueo de seguridad y regulador externo. Se trata de una cubierta de plástico que se puede adaptar a gusto según el tamaño del disco. La seguridad siempre es prioridad en la elección de cualquier herramienta de trabajo y por esa razón no estamos hablando de detalle menor.
  • Trae un conector rápido de 1/4″ para Reino Unido y Europa, lo que permitirá llegar a casa, ensamblar la herramienta al compresor neumático y ya comenzar a usarla, sin tener que pasar por la ferretería al descubrir que la amoladora no trajo esta pieza tan necesaria, algo que sucede en muchas ocasiones.
  • Tiene un consumo de aire de 170 l/min (6 cfm), lo cual se mantiene dentro del promedio esperado para este tipo de cortadora de disco.
  • Su diseño es muy ergonómico, dado que el instrumento pesa apenas 780 gramos y es muy práctico y maleable.
  • Está fabricada en aleación de metal galvanizado.
  • Goza de un sistema de velocidad variable de 0 – 20.000 min, lo cual permite que la herramienta abarque diversas funcionalidades, ya que trabajos como lustrar, pulir o lijar necesitan de pocas vueltas por minuto en relación a las que se requieren para cortar.

La herramienta recomendada no trae discos de corte, que en este caso deben ser adquiridos adicionalmente, bajo el cuidado de respetar el diámetro compatible, de 75 mm. Al no ser la medida más común, ya que la mayoría de los accesorios que se manejan son de 115 mm, puede que los repuestos no sean tan simples de conseguir en una ferretería, pero sin lugar a dudas están al alcance de un click: internet tiene una gran cantidad de discos disponibles de este tipo.

También debemos aclarar que al ser una mini amoladora no se trata para nada de una herramienta para trabajo pesado, sino que es un instrumento de uso doméstico, idóneo para cortar metales finos, chapas o tornillos.